“Life Time-Line” es un proyecto concebido desde la perspectiva de las dinámicas de los desplazamientos a partir de las dos instalaciones que la conforman: “Red de Ciudad” de Juan Carlos Rodríguez, y “life time-line” de las artistas Bettina Geisselmann y Tamara Campo. Estas propuestas han sido seleccionadas teniendo presentes las características de los espacios escogidos, la entrada principal de la planta baja y la galería Luis de Soto de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

Mientras Red de Ciudad se realiza en la trama urbana del viaje cotidiano incluyendo el azar y las situaciones no previstas en los recorridos, life time-line se concentra en los movimientos físicos de las dos artistas, visualizadas como vídeos dentro de pelotas virtuales de ping pong, realizando esfuerzos por llegar a algún sitio.

Las dinámicas de las dos instalaciones conciben la vida como una malla que se teje desde el desplazamiento: Life… haciendo énfasis en llamar la atención hacia las escenas de movimientos que se crean al observar las pelotas que interactúan, chocan, se cruzan y rebotan, recordándonos aquellos comportamientos sociales, que pasan de manera fugaz a la vista común; Red… trazando con una línea de arena el recorrido habitual por las calles de la ciudad creando nodos en las intersecciones y puntos de paradas.

Si en la cartografía del dibujo en Red… los nodos señalados aparecen en la secuencia fotográfica proyectada, para que el espectador que las percibe trate de ubicarlas (a manera de juego), con la vista en el mapa sobre el piso, saltando de las imágenes a los puntos y viceversa, forman una red; en Life…, las imágenes virtuales de sucesos reales contenidos en las pelotas saltan constantemente una red real, estableciendo un diálogo entre virtualidad y realidad desde la mirada del juego. Así la mesa de ping pong se equipara al dibujo- mapa como soporte donde se realizan las conexiones.

Desde el plano lingüístico y filosófico (relación de las tres palabras del título general del proyecto: Línea de tiempo vital), las dos obras conciben la vida como un instante fugaz que se define en un tiempo concreto y que recuerdan la frase de T.S. Eliot “Sólo a través del tiempo el tiempo es conquistado”, equiparando así la vida a fragmentos de tiempo que se desplazan como una línea (movimiento de las pelotas, hilos de arena) sin que implique un movimiento lineal y sí un entretejido de trayectorias conectadas entre sí por nodos en el caso de Red…, y por los movimientos aleatorios de las pelotas en Life… El primer proyecto volcado hacia el exterior: la ciudad, el segundo hacia el interior de la galería; ambos con la conjetura implícita de que la línea temporal de nuestras vidas se prolonga más allá de los límites imprecisos de la realidad.

 

Novena Bienal de La Habana 2006

Dinámicas de la cultura urbana

Bettina Geisselmann

Tamara Campo

 

life time-line, 2006, Video-instalación