Esta obra pone de relieve la paradoja de vivir en un modelo de sociedad donde el exceso de información, en forma de datos, dificulta la comprensión del mundo y la capacidad de dar respuesta a su complejidad. Paños de vidrio con trama de cuadrícula articulan gráficas desprovistas de datos que esbozan un equilibrio quebrado.