Esta serie de dibujos sobre vidrio desarrolla estructuras formales que conforman patrones para la reconstrucción, uno de los principales temas sobre los que reflexiona Bettina Geisselmann en su obra más reciente.

La luz, en su interacción con el vidrio, revela huellas, transparencias y sombras que hablan sobre la memoria y los interrogantes de la identidad, sobre la historia como punto de partida para la configuración del futuro. Las líneas se superponen en capas, a modo de sedimentos entrelazados, proyectando una malla de fragmentos que posibilitan un nuevo tejido orgánico, una nueva posibilidad de ser.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *