Esta obra objetual titulada “Matar a Duchamp”, está compuesta por un juego de seis cajas de vidrio y acero, que formulan una especie de urna funeraria desplegada para expresar la dificultad de materializar el impulso freudiano de matar al padre. En su obra póstuma “étant donnes”, Marcel Duchamp invita a asomarnos a través del agujero de una mirilla a una escena íntima y misteriosa. En mi propuesta, la transparencia del vidrio y la opacidad del metal establecen un diálogo de reflejos y espejismos que sitúan al espectador en un laberinto. Como en un juego de muñecas rusas en la búsqueda continua de un final, de una salida, la herencia parece replicarse una y otra vez.

 

Matar a Duchamp, 2019 en Galería Fúcares (Almagro), vidrio y acero, 30x30x120cm

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *