En la niebla azul

 

La intervención se emplaza en una casa con influencia de la emigración de principios del siglo XX a América, en concreto a Cuba, y a la industria tabaquera.

 

La planta del tabaco simboliza el motor de progreso de una época pasada, que en las últimas décadas experimenta en España un paulatino proceso de desaparición en zonas de cultivo como Asturias.

 

La instalación la integran una serie de vidrios con huellas termo conformadas de hojas de tabaco, situados al final del pasillo, en los vanos de sendas puertas. Las huellas permanecen como dibujo de lo trascendente, así como el tabaco ha marcado la historia tanto de Cuba, como de Asturias.

 

El vidrio actúa de frontera, al impedir el paso a dos estancias, pero también de ventana por donde entra la luz. En el patio de acceso a la casa, un pasillo vegetal realizado con plantas de tabaco procedentes de Candeleda (Ávila), lugar en el que también están desapareciendo las plantaciones, representa la posibilidad de retorno.